Etiquetas

, , ,

El Comité de Gestión de la Unión Europea aprueba, por fin, la obligatoriedad de botellas irrellenables y etiquetadas de aceite de oliva en el canal HORECA. La norma entrará en vigor el 1 de enero de 2014

rellenoDesde hace varios años distintos colectivos del Sector Oleícola español aspirábamos y solicitábamos esta normativa que ya era de obligado cumplimiento en países como Italia o Portugal.  Sin duda la medida conllevará una notable mejora de la calidad y la imagen del zumo de aceituna frente a los comensales, especialmente en lo concerniente a los defectos rancio y avinado.

Para celebrarlo recuperamos de nuestra hemeroteca un artículo que escribíamos en julio de 2008, hace ahora 5 años, en la edición nº 9 del boletín digital de AEMO e-Olivar.

Urge la necesidad de regular legislativamente el uso del aceite de oliva en la restauración española. El “relleno” de envases en bares y restaurantes, práctica habitual, disminuye drásticamente la calidad del aceite virgen que consumimos fuera de casa

Más del 50% de los españoles almuerza habitualmente fuera de casa y un porcentaje mucho mayor desayuna en la calle, pues bien resulta demasiado común que nos encontremos ante aceites de oliva con claros defectos organolépticos y, lo que es más grave, son defectos adquiridos después de la almazara y derivados de malas prácticas de conservación y manejo.

El relleno de aceiteras es una práctica habitual en la restauración española y esto conlleva, inevitablemente, que los aceites se presenten rancios, sucios o avinados perdiendo su condición de virgen extra o virgen y echando por tierra todos los esfuerzos que se han hecho para obtener zumos de alta calidad.

La práctica más común es rellenar el envase antes de que se consuma todo el aceite de la aceitera, por tanto los defectos no sólo perduran, sino que se acentúan con el paso del tiempo. El aceite de oliva es un producto que absorbe y transmite los atributos negativos de una forma extraordinaria y un pequeño resto de aceite defectuoso basta para “contaminar” una partida de zumo con un magnífico frutado.

Ante esto, y considerando que transmitimos al consumidor el mensaje de las virtudes sensoriales de nuestro aceite, la administración debería tomar cartas en el asunto y prohibir el relleno de envases en bares y restaurantes. De la misma forma que el consumidor ve como le abren la botella de vino cuando almuerza, debería abrirse también la botella de aceite y que esta fuera de un solo uso.

Las monodosis para desayuno o aliño o los pequeños formatos de cristal (125,250 cc) cuando el número de comensales es mayor son una solución fácil, barata y que elevaría al aceite de oliva virgen al estatus que debería tener como producto gastronómico que es.

Países tan cercanos como Portugal por ejemplo, han adoptado ya fórmulas que imponen estas buenas prácticas y nuestro país, líder mundial de producción debería hacerlo.

Anuncios